miércoles, 8 de abril de 2015

la luz nace de los tubos

hope gangloff


(Imaginé mi muerte
bajo la luz de los fluorescentes.
Imaginé mi muerte.
Y estaba de la mano de alguien.
La confianza en esa caricia me ha puesto la zancadilla.
La caricia de la confianza hoy me sigue susurrando escalofríos terribles.
Ahora, las lámparas saben.)

I
La certeza de tus dedos es la calma de los muertos.
La madre del sudor de la voluntad.

Escuchad.
Escuchad la voluntad apresada por la primavera.
Escuchad la bandada de promesas.
La promesa es un pájaro con un graznido ridículo.

Escuchadme.
Creed.
Porque la fluorescencia es el oráculo del siglo XXI.

II
Si la naturaleza súbita se acerca, viene
a apalear una palidez
tan endeble.

La soberbia pretensión de deshuesarla
me ha inflamado el vértigo
y la sonrisa.